miércoles, 22 de octubre de 2014

Un "tren bala" con medio siglo de antiguedad






Shinkansen o la primera Alta Velocidad mundial


Apodado como “Tren Bala“ por los occidentales, el Shinkansen ha cumplido recientemente 50 años en su país natal, Japón (ver 1 y 2). Durante más de  25 años, hasta la llegada primeramente de la “Directísima” italiana, año 1977 (ver 3 y 4) y luego del TGV francés en 1982, fue el tren más rápido del mundo, capaz de alcanzar los 200-230 kilómetros a la hora desde su puesta en servicio, revolucionando la manera de viajar en ferrocarril. El termino Shinkansen inicialmente, hacía referencia a “Nueva Línea Troncal”, al ser una verdadera revolución en cuanto al concepto de rapidez, sumado al de innovación y una forma distinta de transportar una gran número de viajeros en un corto periodo de tiempo



Shinkansen. Series 100 y  700. De: wikipedia




El modelo ferroviario japonés de entonces, se asentaba en un obsoleto ancho de vía de solo un metro, llamado coloquialmente “métrico”, con rutas que databan del siglo XIX, con multitud de curvas dado el relieve de la isla. La red además, aún arrastraba las secuelas de la segunda guerra mundial, pues estaba provista de viejos, lentos y herrumbrosos trenes, con varias décadas de antigüedad a sus espaldas. Estos circulaban atestados de gente y no siempre puntualmente. Así, el nuevo tren implantaría de inicio, los mucho más holgados 1435 mm para sus trazados, por donde hacer rodar trenes mucho más amplios, confortables, veloces y seguros. Aprovecharán a su vez una fecha clave para el país del sol naciente, los luego exitosos Juegos Olímpicos de Tokio. 

Un 1 de octubre del año 1964, el hasta hacia poco intocable, invisible e inaudible emperador Hirohito, cortó la cinta que inauguraba un nuevo ferrocarril que posteriormente sorprendería a muchos; y algunos tardaron unos cuantos años en hacerlo. Desafortunadamente en España, nunca nada se supo, ni se quiso saber. Cuentan que el día de estreno oficial y ante la costumbre japonesa de dejar el calzado, allí llamado “Geta” y aquí conocidas vulgarmente como “chancletas”, en el exterior de las viviendas y lugares lujosos, muchos viajeros/as hicieron lo propio en el andén de la estación de Tokio, profusamente engalanado para la ocasión. Por tanto, allí quedó un buen montón de madera y cuero, para su posterior reclamación en el departamento de objetos perdidos.



Inauguración. De Skycrapercity. Autor: Asahi Shimbun



De el inicio, fue solo el estrangulamiento total, más del 100%, el importante caos reinante en la línea troncal de la JR, “Japan Railways”, desde Tokio a Osaka, la que genera la necesidad imperiosa de este gigantesco proyecto de ingeniería, totalmente “Made in Japan”; por tanto, no fue el correr a más kilómetros por hora por los verdes arrozales de la isla. Así que la plana mayor de los brillantes ingenieros nipones, se pusieron las pilas para lograr una infraestructura lo más recta posible, para obtener los mejores tiempos de viaje y de paso una altísima capacidad de tráfico, dadas las velocidades que el diseño reportaba, casi inauditas para entonces. 

En apenas un lustro y nueve días antes de la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos, esta pléyade de técnicos y miles de obreros nativos, dejarán lista la línea de 515.4 kilómetros de extensión, para poder trasladar a cientos de miles de pasajeros al día, de un lado a otro de la isla de Honshu, islote principal del archipiélago japonés. Solo apuntar que en tan sólo tres años, este novedoso tren había transportado a 100 millones de viajeros. Transcurrido medio siglo, esta línea es la más usada del planeta, con cerca de 150 millones de pasajeros al año, contando además con una puntualidad donde el retraso medio es de menos de un minuto. A partir de esta fracción de tiempo, se informa a los viajeros, con las correspondientes disculpas.



Shinkansen. Niigata Depot. De: wikipedia



El primer flamante convoy tipo Shinkansen serie 100, recorría el tramo Tokio a Osaka en cuatro horas, reduciendo en más de dos horas y media el tiempo anterior. Es evidente que se convierte rápidamente en un símbolo de orgullo para Japón, para todos sus habitantes, solo pasados 20 años desde el final del conflicto bélico que les enfrentó a medio mundo y especialmente a los Estados Unidos de Norteamérica, potencia hegemónica ya entonces. Es sin duda el precursor del “milagro” económico, cuando no la espoleta definitiva que lo hace posible. Las empresas implicadas que lo llevaran a cabo, son todas del país, desarrollando tecnología 100% propia, es decir, valiosísimas patentes. 

Desde que los primeros Shinkansen recorriesen sus vías, mezclados con otros trenes  algo menos veloces, la red nipona se ha ido extendiendo a nuevos destinos, para conectar varias ciudades de las islas de Honshū y Kyūshū, con velocidades de hasta 300 kilómetros a la hora. Sorprende sin embargo que en estos 50 años, solo debieran construirse 2.663 kilómetros, en comparación con España, actualmente casi esa cifra, pero con dieciséis veces menos viajeros ni más ni menos. Y es que hablamos de unas frecuencias allí, casi comparables con el metro de cualquier ciudad del mundo, Metro Madrid al margen por supuesto, especialmente en la ruta primigenia entre Osaka y Tokio. Así cada hora, circulan hasta ocho trenes a Tokio, en los llamados servicios Nozomi, los más rápidos al realizar muy pocas paradas. 



Serie 5 - 2ª clase. Disposición 2+3. De: japanesesarch



Los viajeros además cuentan con otras opciones, más económicas por cierto, como son los servicios Hikari, Kodama y otros muchos según horarios, que rinden un mayor número detenciones, comunicando no solo los extremos de la línea. Estamos evidentemente ante la línea de alta velocidad con más tráfico del mundo, con 150 millones de pasajeros al año, a los que sumar las otras cinco líneas en servicio, más dos denominadas “Mini-Shinkansen”, es decir, en ancho métrico, pero de cajas anchas. Además decir, que en este medio siglo de exitosa explotación, nunca han sufrido accidente alguno y eso que hablamos de unos de los países del mundo con mayor tasa de sismicidad. 

Aparte de la originaria línea, otras muchas surcan de Norte a Sur Japón, aunque poco más del 25% de sus trazados se apoyan en tierra firme, dada la alta densidad de población, la anteriormente mencionada orografía y la necesidad de amplios radios de curva y ausencia de importantes rampas y pendientes. Así la llamada Sanyo Shinkansen, se extiende entre los 553 kilómetros que unen Shin-Osaka con Hakata. La Tohoku Shinkansen, alcanza laos 674 kilómetros entre Tokio y Aomori, con servicios Hayabusa, Hayate, Yamabico y Nasuno. Luego tenemos la Joetsu Shinkansen de “solo” 206 kilómetros de recorrido entre Omiya y Niigata, esta última, una muy importante estación de sky.



Mini-Shinkansen. Sakura. De: pprune



Desde el año 1997, opera la Hokuriko o Nagano Shinkansen, entre Nagano claro está y Takasaki, de 228 kilómetros y en proceso de una inteligente, sopesada y razonable extensión hasta Tsuruga lo que la añadirá 100 kilómetros extra. La última en llegar y de nuevo bajo criterios de superávit económico, año 2011, ha sido la Kyushu Shinkansen, ente Hakata y Kagoshima, de 289 kilómetros de recorrido. Desde el año 1964 han sido necesarias doce series distintas de trenes Shinkansen, más dos del tipo Mini-Shinkansen.

Como conclusión, podemos ver como los japoneses a lo largo de cinco décadas, crearon un nuevo y exitoso sistema de transporte por ferrocarril, dadas las necesidades de expansión por sus ya abultadísimos tráficos de entonces en una red obsoleta y anticuada, imposible de mejorar, desarrollando su propia industria tecnológica, basada en empresas nacionales. Muy diferente, radicalmente distinto, a lo sucedido aquí en España, pues lo que se ha hecho en realidad, es dilapidar 55.000 millones de euros de dinero público, en duplicar trazados, establecer fronteras internas en cuanto a dos diferentes anchos de vía, sin emplear la lógica en cuanto a la necesidad de todo ello; los resultado en forma de multimillonario déficit monetario y de viajeros lo corroboran.  


Nozomi serie 500. Odawara. De: realrailway.








© Sammas




Ver también:


¿Ancho Renfe o UIC?






http://sammas2250.blogspot.com.es/2012/12/el-viaje-en-el-dual-paso-describir-modo.html



Serie 7000, N700, 500. Shin-Yamaguchi. Foto: Georg Trüb